Fernando Martínez – Madrid – 06/07/2012 – 07:00

El BCE bajó ayer los tipos de interés de la zona euro al mínimo histórico del 0,75% pero evitó anunciar nuevas medidas capaces de sofocar el incendio de la deuda soberana, una misión que delega en los líderes europeos. Su postura, replegada a la versión más ortodoxa de la institución, tensó de nuevo a los mercados. La prima de riesgo española se disparó a 539 puntos y el Ibex cayó el 2,99%.

Nada de golpes de efecto. El BCE cerró ayer la puerta a la posibilidad de impulsar medidas adicionales y extraordinarias, como la compra de deuda o las megainyecciones de liquidez, para aliviar la tensión en la deuda soberana en un momento que vuelve a ser crítico para la eurozona. La autoridad monetaria se ciñó al guion más ortodoxo de su política monetaria. Como se esperaba, y en la única decisión que sí se plegó a la expectativa del mercado, el BCE recortó en 0,25 puntos porcentuales tres tipos de interés: la tasa principal de financiación, que cae al mínimo histórico del 0,75% y supondrá un ahorro anual de 2.500 millones a los bancos que participaron en las dos subastas de LTRO, por las que la entidad inyectó un billón de euros en el sistema financiero; la tasa marginal de crédito -la ventanilla de emergencia del banco-, que cae al 1,5%, y el tipo de depósito, que cae al 0%. Las entidades del Eurosistema tienen depositado en el BCE unos 800.000 millones de euros. Es dinero que, en lugar de ir a financiar la actividad económica o a engrasar el mercado interbancario, se queda durmiendo. Hasta ahora, estaba remunerado al 0,25%, pero a partir del próximo 11 de julio, ni siquiera eso. Sobre la posibilidad de aplicar medidas “no convencionales” que dieran un nuevo impulso al mercado, Draghi fue inflexible.

No hemos discutido medidas no convencionales“, aseguró el presidente del BCE en la rueda de prensa posterior al encuentro. “Siempre hemos dicho que las medidas no convencionales son temporales y que no nos queremos comprometer sobre acciones futuras“, insistió el italiano. Draghi recordó además que en algunos países “la transmisión del crédito fluye con normalidad” y citó expresamente a Francia; mientras que el problema se centra en “países específicos“, aunque ahí prefirió no poner nombres y apellidos. El presidente del BCE sí citó a Irlanda como un país “que ha hecho un esfuerzo extraordinario” y cuyo regreso a los mercados “es un factor que contribuye a aliviar la tensión“.

Los expertos sugieren que esta reacción era previsible. “¿Qué sentido tiene hacer otra LTRO cuando no estamos ante un problema de liquidez? El problema es que los colaterales no se aceptan. Es un problema de crédito y eso se resuelve tomando medidas sobre los balances de bancos y Estados“, reconoce Félix González, de Capitalia Familiar. […]

Extraído de Cincodias.com – 06/07/2012
Enlace a la noticia original completa en Cincodias.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close