El riesgo inmobiliario y las incertidumbres del mercado doméstico restan atractivo a la OPV de Bankia, pese al fuerte descuento. En Banca Cívica pesa el escaso tamaño.

Las primeras dos salidas a bolsa de cajas españolas, previstas para el próximo 20 de julio, no suscitan entusiasmo entre los analistas. Según los folletos publicados ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Bankia y Banca Cívica han aceptado salir con descuentos más elevados frente a los que planteaban inicialmente.

La entidad que preside Rodrigo Rato saldrá con una rebaja de entre el 49% y el 54% de su valor en libros, con una valoración de entre 7.641 y 8.749 millones de euros (lo que equivale a entre 4,41 y 5,05 euros por acción). Quedan lejos los días en que Bankia pretendía una valoración próxima al 70%. Y, aún así, la mayoría de los analistas consultados por Expansión.com apunta a que el precio tendrá que estar en la parte baja del rango.

"En este rango de precios se puede mirar: es razonable en la parte baja", afirma Ignacio Cantos, director de renta variable de Altas Capital. Explica que Bankia "está vendiendo muchos futuribles", ya que quiere conquistar a los inversores con sus planes de reestructuración.

"La presión del mercado empujará a Bankia a salir en la parte baja del rango", hace eco Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros. Insiste en que Bankia quiere vender como ventaja comparativa frente sus competidores que tiene por delante una fuerte capacidad de reestructuración que le permitirá reducir costes. No obstante, "tiene riesgos muy evidentes, perspectiva de crecimiento plano y poco dividendo. Hay sectores que ofrecen mucho más atractivo".

Nicolás López, director de análisis de MG Valores, cree que el rango de precio de Bankia es "aceptable en las actuales condiciones del mercado. En estos momentos, lo vemos en la parte baja del rango, pero dependerá de cómo evolucione la situación en los próximos días". López afirma que el descuento de Bankia es lógico si se compara con sus competidores, pero insiste en que "no es fácil encontrar compradores. Una cosa es estar ya cotizando en el mercado, otra tener que colocar miles de millones". Subraya que la bolsa española está muy saturada de valores financieros, y los institucionales son reacios a incrementar este tipo de cartera.

De hecho, algunas firmas como Capitalia Familiar ya lo tienen claro: "no vamos a poner ni un euro en ninguna de las dos OPV", afirma Félix González, socio director de la compañía. Explica que es difícil hacer números, porque no todo está claro: "están hablando de que salen con descuentos interesantes sobre el valor en libros, pero yo no me creo los libros: los activos, la prima de riesgo de esos activos… Hay muchas incertidumbres sobre el negocio, que está muy centrado en España y con una exposición altísima al sector inmobiliario", resume. […]

Extraído de Expansión.com el 30/06/2011
Enlace a la noticia original completa en Expansion.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close