Los expertos coinciden en que los inversores asumen durante años el riesgo de un importante coste de oportunidad en términos de rentabilidad. Todo bajo el pretexto de la seguridad y la protección.

BalanzaLa mayoría de los expertos no los recomiendan pero muchos inversores y ahorradores siguen dejando su dinero en ellos. Desde Capitalia Familiar afirman, por ejemplo, que "los fondos garantizados son un “gran invento” al servicio del proceso de captación masiva de dinero por parte de las entidades financieras pero no como vehículo de inversión rentable y eficiente para el ahorrador".

La gran desventaja de este tipo de fondos sigue siendo, según los expertos, el coste de oportunidad. Y es que, como afirman desde Capitalia Familiar, "tras el atractivo de la garantía de protección del capital, el inversor asume durante años el riesgo de un importante coste de oportunidad en términos de rentabilidad: el tener el dinero muerto o en coma durante años cuando siempre se pueden encontrar activos plenamente seguros con rentabilidades positivas garantizadas a vencimiento en cualquier escenario (sin ir más lejos la deuda pública)".

Asimismo, insisten en que "no es difícil para un inversor particular el replicar la filosofía que subyace a un fondo garantizado sin necesidad de pagar el importante peaje en términos de costes implícitos de diseño y gestión que cobra la entidad financiera: destinando a una inversión de riesgo tan sólo la rentabilidad a obtener de la inversión del patrimonio en un activo sin riesgo."

¿Qué son los fondos de inversión garantizados?

Los fondos de inversión son instituciones de inversión colectiva. Se crean con el patrimonio de varios inversores y se dejan en manos de una entidad financiera o un banco que busca obtener con ellos una rentabilidad que posteriormente se repartirá con los inversores.

Entre los variados tipos de fondos de inversión, los fondos de inversión garantizados son definidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores como fondos de inversión que aseguran que, en una determinada fecha futura (fecha de vencimiento de la garantía) se conservará la totalidad o una parte determinada de la inversión inicial. En algunos casos se ofrece también una cierta rentabilidad asegurada.

Desde Capitalia Familiar, no obstante, advierten que “la mayoría sólo garantizan capital y no la rentabilidad a obtener por lo que no es raro que después de varios años el inversor se vuelva a su casa simplemente con lo que invirtió al principio y ni un euro más: un buen negocio para la entidad en detrimento de los intereses del cliente.”

Dos tipos de fondos de inversión garantizados

Según el alcance la garantía, la CNMV diferencia dos tipos de fondos de inversión garantizados: los garantizados de renta fija y los garantizados de renta variable.

Por un lado, con los fondos garantizados de renta fija, los inversores recibirán en la fecha de vencimiento el capital inicialmente invertido y una rentabilidad fija y predeterminada. Esta rentabilidad la fija la entidad financiera que ha administrado dicho fondo de inversión y los partícipes del fondo la conocen antes de decidir si quieren, o no, invertir en él.

Por otro lado, los fondos garantizados de renta variable sólo aseguran que el inversor recibirá la inversión inicial en la fecha de vencimiento. Su peculiaridad es que ofrecen la posibilidad de obtener una rentabilidad que varía según el comportamiento de diversos activos financieros o índices. Si el comportamiento de estos elementos no es positivo, el inversor podría no obtener rentabilidad alguna. […]

Extraído de Negocios.com, Domingo 04/12/2009 Pablo M. Ivars
Enlace a la noticia completa y original en negocios.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close