Informe Diario
Martes, 7 de agosto de 2018

| Visión de conjunto |

Los mercados se mantienen tranquilos, ajenos a las incertidumbres. El gobierno italiano continúa mandando señales de rebeldía hacia Europa en plenas negociaciones sobre los presupuestos para 2019 con el claro objetivo de intentar sumar apoyos a su causa tanto dentro como fuera del país. Hoy, el presidente del Comité Presupuestario del Congreso, Claudio Borghi, volvió a incidir en que Italia necesitará superar ligeramente el límite de déficit para poder acometer las reformas estructurales que necesita el país de cara a dinamizar el mercado laboral y reforzar la demanda interna, y advirtió además que eludir estas reformas podría ser nefasto para la economía en caso de una nueva recesión mundial. Mañana se reanudan las negociaciones entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas, en la que ambos partidos comenzarán a discutir cómo encajar sus promesas electorales en el deprimido presupuesto italiano. Por su parte, Trump ha abierto un nuevo frente en su agresiva política exterior al amenazar a todo aquel que obvie las sanciones estadounidenses a Irán con vetarle a comerciar con Estados Unidos. Las sanciones que han entrado hoy en vigor afectan al sector de automoción, los metales y la divisa del país (el rial iraní), mientras que en una segunda fase a partir del 5 de noviembre, afectarán también al sector energético. El gobierno persa ha anunciado contramedidas para flexibilizar el tipo de cambio frente a monedas extranjeras y ha exigido honestidad a Trump y que retire las sanciones para poder dialogar y desbloquear así el conflicto. Por último, no debemos tampoco olvidar la delicada situación que atraviesa Turquía, cuya economía se encuentra asfixiada por la profunda crisis social y política, los conflictos armados, el elevado gasto militar y las sanciones internacionales, y que ahora se ve agravada además por una inflación fuera de control y por la debilidad de la lira turca, lo que podría obligar al régimen de Erdogan a pedir auxilio al Fondo Monetario Internacional. Pese a todo, el impacto de estas noticias ha sido casi irrelevante, ya que por el momento no se han convertido en un riesgo importante para los mercados.

En el apartado macroeconómico, los datos conocidos en Alemania revelaron un ligero empeoramiento del sector exportador germano. Así, la balanza comercial registró un superávit de 19.3 miles de millones de euros en junio, por debajo de los 20.9 miles de millones esperados y de los 20.4 miles de millones de mayo (dato revisado al alza desde los 19.6 miles de millones inicialmente estimados), todo ello como consecuencia del estancamiento de las exportaciones unido a un aumento de las importaciones del +1.2%. Además, la producción industrial cayó en junio un -0.9% después de haber crecido un +2.5% en mayo, peor también que el -0.5% que descontaba el mercado.

| Mercados |

Esta mayor tranquilidad en los mercados, obviando algunos nubarrones geopolíticos, se tradujo en alzas generalizadas para la renta variable y descensos para la deuda pública más segura que arrastraron a buena parte de los mercados de renta fija al terreno negativo por efecto base. En el mercado de divisas, el yuan rebota tras conocerse que el Banco Central de China (PBOC) busca soluciones ante la espiral bajista especulativa contra la divisa china provocada por la presión de Trump.

| Agenda para mañana |

 

Solicite información sobre nuestros servicios de asesoramiento financiero

Si necesita ayuda para el cuidado de su patrimonio, no dude en ponerse en contacto con nosotros, sin compromiso.

Teléfono:   91 770  22 84

Correo electrónico:   capitaliafamiliar@capitaliafamiliar.es

Deja un comentario