Informe Diario
Viernes, 10 de agosto de 2018

| Visión de conjunto |

Turquía agita los mercados. Tras meses de incertidumbre por la crisis económica que atraviesa Turquía, el mercado ha perdido la confianza en el régimen de Erdogan para gestionar adecuadamente su economía (el nombramiento de su yerno como ministro de finanzas fue especialmente criticado). Como comentábamos en nuestro informe diario de ayer, a la crisis económica se ha unido la tensión política con Estados Unidos a raíz del encarcelamiento del pastor Andrew Brunson, episodio tras el cual Estados Unidos le ha retirado su apoyo, añadiendo presión sobre el régimen y la economía y el sistema financiero turcos, y favoreciendo así un ataque de los mercados que ha sido especialmente intenso sobre la deuda del país, los bancos y la lira turca, divisa que acumula una caída anual cercana al -40%. El riesgo de que se produzca una mayor desestabilización de la economía y el sistema financiero turco es más que evidente, con lo que ello implica para los principales bancos europeos con exposición al país, entre los que se encuentran BBVA, Unicredit, ING y BNP. No obstante, esta crisis, más allá de la volatilidad que podría seguir agregando a corto plazo, no debería tener capacidad para desestabilizar el sistema financiero internacional, aunque sí es lo suficientemente delicada para requerir una intervención internacional de apoyo, posiblemente auspiciada por el Fondo Monetario Internacional. Aquí jugará un papel determinante Estados Unidos, que podría aprovechar la situación de debilidad del país otomano para hacer cumplir sus exigencias y elevar su influencia en la zona, ya que Turquía juega un papel muy importante entre occidente y oriente próximo, así como contención de islamismo más radical. Es por tanto una crisis relevante desde el punto de vista económico-financiero, que afectará a bancos y empresas occidentales con intereses en el país, pero especialmente relevante desde el punto de vista geoestratégico.

En el apartado macroeconómico, la publicación del IPC estadounidense reveló que los precios mantuvieron su crecimiento interanual en julio en el +2.9%, en línea con las previsiones, en tanto que el IPC subyacente, que excluye los alimentos frescos y la energía, sumó un +2.4% interanual, una décima más que en el mes precedente y por encima también de lo que descontaba el merca do, que no esperaba cambios.

| Mercados |

Fuertes caídas en los mercados de renta variable. El enquistamiento de la crisis turca, unido a una época estacional con menores volúmenes de contratación, ha presionado a la baja las cotizaciones de las bolsas, con descensos especialmente intensos en el sector financiero. El aumento de la aversión al riesgo también se ha traducido en subidas para los activos más seguros, caso de la deuda pública de mayor calidad crediticia, y por efecto base la renta fija corporativa también logró cerrar con ganancias. En el mercado de divisas, rebote del yen y también del dólar, que cotiza frente al euro en máximos anuales en las inmediaciones de los 1.14 EUR/USD. Mención aparte merece la lira turca, que hoy se deprecia más de un 15% frente al dólar.

| Agenda para el lunes |

 

Solicite información sobre nuestros servicios de asesoramiento financiero

Si necesita ayuda para el cuidado de su patrimonio, no dude en ponerse en contacto con nosotros, sin compromiso.

Teléfono:   91 770  22 84

Correo electrónico:   capitaliafamiliar@capitaliafamiliar.es

Deja un comentario