La decisión de algunas empresas chinas, indias, coreanas o brasileñas de cotizar en otros parqués, permite que los títulos más alcistas del año estén al alcance de los pequeños inversores.

Con un pie puesto en diciembre, a menos que cambien mucho las cosas en las próximas sesiones, se puede afirmar que 2009 va a ser el año de las bolsas emergentes. El índice chino CSI 300 se anota un 99 por ciento, el Sensex indio suma un 76 por ciento y el brasileño Bovespa compite en rentabilidad, con un ascenso en 2009 superior al 70 por ciento.

Unas cifras que son suficientes para poner los dientes largos a quienes se lo hayan perdido, o para reflexionar cómo puede uno exponerse a estos mercados, sobre los que, si bien comienza a reflexionarse si puede existir burbuja, especialmente en China, cada vez son más las voces que de forma clara indican que son el futuro. Una posibilidad, de sobra conocida, son los fondos de inversión. Pero también existe otra que conocen un menor número de ahorradores que es la inversión directa, no comprando acciones en estos mercados -las bolsas emergentes no están disponibles en la mayoría de brokers que ofrecen operativa en parqués internacionales-, sino adquiriéndolas en los mercados desarrollados en los que también cotizan.

España, con el Latibex, es un gran ejemplo de ello. En este mercado de acciones latinoamericanas que cotizan en euros los ahorradores españoles pueden adquirir títulos, o grupos de acciones dependiendo del valor, de muchas de las grandes compañías de América Latina, como por ejemplo la petrolera brasileña Petrobras, el gigante minero Volcan, o la empresa siderúrgica Gerdau… más de 30 compañías latinoamericanas se compran y venden en España exactamente con los mismos costes para un inversor particular que la adquisición de títulos de cualquier valor español que forma parte del mercado continuo.

Y si bien el Latibex es el ejemplo más cercano y es peculiar porque está especializado en empresas de América Latina, la bolsa española no es la única en la que empresas con sede en países emergentes intercambian sus acciones. Entre las que son de acceso más fácil para los pequeños inversores porque las ofrezcan un mayor número de empresas de servicios de inversión destaca la norteamericana: tanto en el NYSE, como en el mercado Nasdaq, cotizan un buen grupo de compañías emergentes.

En la primera, dentro del índice NYSE Composite, cotizan 155 valores de compañías emergentes, entre chinas, brasileñas, argentinas, coreanas, indias, rusas, taiwanesas… en la segunda, existen 144 compañías disponibles del mismo perfil y otras cuantas con nacionalidades exóticas (también se puede operar sobre algunas compañías australianas, por ejemplo). Y no es una situación que se produzca únicamente al otro lado del Atlántico.

En el Reino Unido también se pueden adquirir acciones de compañías con sede en países emergentes, pero especialmente de mineras relacionadas con los metales preciosos. Si bien estas compañías, normalmente, sí que son de capital británico, aunque mantengan su sede en otro país.

Un título que no es una acción

Desde Renta4.com explican que, para un inversor particular, mientras que el título cotice en un mercado desarrollado como el norteamericano podrán adquirirlo con la misma facilidad que las acciones de una empresa de Estados Unidos. "Puede suceder que no esté en la plataforma en Internet y entonces la operativa se puede solicitar por teléfono, pero da igual que sean títulos de una empresa emergente que no. Lo normal es que los brokers que ofrezcan acceso a mercado NYSE o Nasdaq permitan la adquisición y venta de cualquiera de los títulos que cotizan en dichos mercados", apunta un responsable. La ventaja es que, aunque el coste de operar en mercados extranjeros es más alto que en el español, permite tomar posiciones directas en muchas empresas emergentes que de otra manera sería imposible.

Si se compran en Estados Unidos, con casi total seguridad lo que adquirirá serán ADR (American Depositary Receipt). A afectos reales para los inversores este derecho es exactamente igual que una acción. "Sus tenedores cuentan con los mismos derechos económicos y políticos, con la única diferencia que pueden representar a una acción, a varias o a una fracción de ellas y que cotiza en dólares. Los dividendos también se cobran en dólares", explica Félix González, socio director general de Capitalia Familiar. En realidad, lo que se adquiere son justificantes de titularidad de una serie de acciones que están depositadas en un banco.

Ésa es la forma de la mayoría de títulos de empresas emergentes cotizadas en mercados occidentales que baten con creces al mercado este ejercicio. elEconomista ha filtrado los nombres propios con mayor valor bursátil en la Bolsa de Nueva York, el mercado Nasdaq y Reino Unido, que doblan su precio este ejercicio (véase en la edición impresa del periódico).

Y, entre estas compañías todavía existen algunas, aunque no son la mayoría, con una recomendación de compra clara por parte de la media de firmas de inversión. En el NYSE éstas serían la teleco rusa Vimpelcom, el banco surcoreano KB Financial Group o la línea aérea brasileña Gol Linhas Aereas Inteligentes. También presenta una recomendación positiva la india Sterlite Industries India, pero, sin embargo, ha sobrepasado su precio objetivo.

En el Nasdaq, los expertos piensan, asimismo, que pueden hallarse algunas oportunidades entre acciones emergentes. […]

Extraído de ElEconomista.es, Domingo 22/11/2009
Enlace a la noticia original en eleconomista.es

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close