Informe Diario
Lunes, 9 de septiembre de 2019

De nuevo en manos de los bancos centrales: esta semana, será el turno del BCE…

El parlamento británico aprueba una ley que impide un Brexit sin acuerdo. Los planes de Boris Johnson de forzar la salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo el próximo 31 de octubre han sido neutralizados hoy por la nueva legislación aprobada por el parlamento británico. Ahora habrá que ver si el parlamento aprueba también la convocatoria de elecciones anticipadas, la fecha para la celebración de las mismas, y sus implicaciones para el proceso negociador con la Unión Europea.

El Banco Central Europeo está llamado a ser el gran protagonista de la semana. La autoridad monetaria europea se reunirá este próximo jueves. El mercado espera que el BCE apruebe en esta ocasión nuevas medidas de estímulo. Se da por hecho una bajada del tipo de descuento hasta el -0.60% desde el -0.40% actual, acompañada de algún mecanismo de compensación para los bancos en función de su nivel de riesgo. No está claro por el momento si el BCE pondrá en marcha un nuevo programa de compra de activos, ante la oposición mostrada al respecto en pasados días por los representantes de Alemania, Francia y Holanda. Parece evidente que sólo una bajada del tipo de descuento le sabría a poco al mercado, que desearía contar con una nueva ronda de entrada directa de liquidez en el sistema. Sin perjuicio de lo anterior, tras una década de política monetaria excepcionalmente expansiva, el margen de influencia del BCE sobre la economía real es ya hoy por hoy muy reducido, especialmente si se compara con la magnitud del esfuerzo realizado. Como hemos comentado en otras ocasiones, la política monetaria expansiva deberá verse reforzada más pronto que tarde por medidas de estímulo fiscal, especialmente en aquellos países que, como Alemania, puedan permitírselo por la solvencia de sus cuentas públicas.

En el terreno macroeconómico, los efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos continúan dejándose sentir en la balanza comercial del país asiático, que en agosto registró un descenso del superávit mucho mayor de lo esperado al caer contra pronóstico las exportaciones en un -1.0% interanual y pese a la reducción de las importaciones del -5.6%. Por contra, la balanza comercial germana mejoró su saldo positivo merced al tímido aumento de las exportaciones y a la caída de las importaciones.

| Agenda para mañana |

 

Solicite información sobre nuestros servicios de asesoramiento financiero

Si necesita ayuda para el cuidado de su patrimonio, no dude en ponerse en contacto con nosotros,

sin compromiso.

Teléfono:   91 770  22 84

Correo electrónico:   capitaliafamiliar@capitaliafamiliar.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *