Informe Diario
Lunes, 9 de noviembre de 2020

Mercado salvaje: las buenas noticias sobre la vacuna de Pfizer sacuden a los mercados y provocan una gran rotación sectorial y entre clases de activos…

Mercado salvaje: las buenas noticias sobre la vacuna de Pfizer sacuden a los mercados y provocan una gran rotación sectorial y entre clases de activos. La vacuna que están desarrollando conjuntamente la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech ha obtenido resultados de inmunidad favorables en el 90% de los participantes en el ensayo clínico de la misma. Este resultado es muy positivo y esperanzador de cara a poder disponer en unos pocos meses de una vacuna eficiente, que permita acotar y controlar la evolución de la pandemia. Desde el ámbito científico se ha valorado también positivamente la noticia, aunque con ciertas reservas vinculadas en gran medida con la falta de detalles sobre los resultados de la investigación en curso. Entre las incógnitas que quedarían por resolver se citan, entre otras, la duración de la protección generada por esta vacuna, su efectividad en aquellas personas con tendencia a desarrollar manifestaciones más graves de la enfermedad, y sus posibles efectos secundarios a medio plazo.

Sea como fuere, el mercado ha valorado hoy claramente esta noticia como un paso muy importante para atajar el alcance de la pandemia en un futuro muy próximo. Este voto de confianza del mercado se ha concretado durante la sesión en un nuevo latigazo alcista de las bolsas, y una sacudida bajista en los mercados de renta fija y para el oro. En otras palabras, el mercado ha cotizado hoy con claridad el posible próximo final de la crisis asociada a la pandemia del Covid-19. Prueba de ello es también la salvaje rotación sectorial vivida hoy: a favor de los sectores más penalizados por la pandemia, como aerolíneas, petroleras o bancos, y en detrimento de los sectores hasta ahora líderes de crecimiento, como el tecnológico, comercio electrónico y consumo básico.

Especialmente reseñable es el fuerte castigo sufrido hoy por el mercado de renta fija, con la consiguiente subida de los tipos de interés cotizados. La expectativa de una solución próxima a la pandemia permite mejorar significativamente las perspectivas de recuperación de la economía mundial y, con ello, se reduce tanto la necesidad como la conveniencia de que los bancos centrales sigan manteniendo su actual ritmo de expansión monetaria. Esta es una cuestión particularmente sensible ya que hoy en día tanto las cotizaciones de la renta fija como de la renta variable están artificialmente hinchadas por la inflación de activos provocada por más de una década de expansión monetaria sin precedentes (con una nueva y muy intensa ronda de barra libre de liquidez tras el desencadenamiento de la pandemia). Si los bancos centrales empezaran a moderar la magnitud de sus inyecciones de liquidez, ¿podrán encontrar los mercados en los datos fundamentales argumentos suficientes para sostener estas valoraciones? Lo iremos viendo a lo largo de las próximas semanas y meses pero, a priori, cada vez que en el pasado los bancos centrales aflojaron el ritmo de sus compras de activos, los mercados no fueron capaces de mantenerse en vuelo por sí solos. Obviamente, todo dependerá de cómo vayan evolucionando las principales economías, y al ritmo que en el margen los bancos centrales vayan retirando su apoyo. Mucha atención pues en adelante a lo que vaya sucediendo en los mercados de renta fija porque de su mensaje va a depender en gran medida el comportamiento que en el futuro vayan mostrando las bolsas.

La sacudida alcista de hoy ha llevado a los índices principales a la parte alta de sus respectivas zonas de resistencia de largo plazo. En el momento de cerrar este informe, no tenemos aún la evidencia necesaria para confirmar que dichas zonas de resistencia han sido definitivamente perforadas al alza: las tendencias alcistas tanto del europeo EuroStoxx50 como del estadounidense S&P500 han sido ya reparadas, pero sus resistencias de largo plazo siguen por el momento obstaculizando su subida. Las próximas horas y días se antojan cruciales en este sentido…

Para terminar, algunas notas conspirativas:

¿No resulta un tanto extraña la casualidad de que los resultados de la vacuna de Pfizer se den a conocer sólo unos días después de las elecciones estadounidenses, y después de que los medios (no oficialmente todavía) hayan dado como vencedor a Biden, en unos comicios en los que han votado hasta los muertos a favor del candidato demócrata?

¿No resulta un tanto extraño y difícil de explicar que las bolsas subieran la semana pasada como lo hicieron, cuando el resultado electoral fue el que a priori el mercado anticipaba como más negativo?

 

 

| Agenda para mañana |

 

Solicite información sobre nuestros servicios de asesoramiento financiero

Si necesita ayuda para el cuidado de su patrimonio, no dude en ponerse en contacto con nosotros,

sin compromiso.

Teléfono:   91 770  22 84

Correo electrónico:   capitaliafamiliar@capitaliafamiliar.es

Web diseñada por: evernes.com