Las tensiones entre Estados Unidos y China suponen un factor de desestabilización transitorio en los mercados, ya que no se espera una guerra comercial profunda entre las dos principales economías del planeta.

Fuente: El Economista.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad